domingo, 22 de octubre de 2017

Me parece increíble que haya llegado a la instancia de desear huir de aquello que me remite a las letras y que al sonar de la interrogante "¿Cómo marcha tu libro?" se me cierre la garganta en un nudo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario