domingo, 27 de agosto de 2017

No hay palabras que realmente honren tal concepto, pero me aventuraría en creer que el amor es vibrar. Es una inquietud total y profunda, pero que armoniza todo lo que uno lleva dentro y que acomoda cada célula, cada pulgada de espíritu, hasta que la paz se adueña de los espacios donde reinan el miedo y el rencor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario