miércoles, 21 de junio de 2017

Sería un sueño cumplido que algún día se clasificara a mi libro como uno "elefantiásico". Claro que el tamaño físico debería tener un correlato directo con su calidad narrativa, pero habría que escuchar el veredicto del público lector. Mi hermano comenzó una relación con una mujer que admiro y siento deseos de descorchar un champagne en sus nombres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario