domingo, 21 de mayo de 2017

Hoy estuve un buen rato viajando en tren y las únicas personas que íbamos leyendo un libro en mi vagón éramos un señor, sentado a mi izquierda, y yo. Alcé mi cabeza un momento e imaginé la clase de mundo que reflejaría el hecho de que todos los pasajeros estuviesen copiando nuestro ejemplo. Me preocupa la razón por la cual esa imagen es una entelequia. Muchos deben considerar tal ejercicio como aburrido. ¡Tienen que encontrar el género que los apasione y despojarse de la vergüenza! Quiero decir: si te gusta leer novelas eróticas, decilo. Si te gusta leer a Paulo Coelho, hacelo. Si te gusta leer policiales morbo, comprate todos los que encuentres. Está en la naturaleza del ser humano leer y decodificar información; así hemos ido evolucionando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario